Hazte socio/voluntario

Buscamos personas interesadas en contribuir con nuestra asociación. Toda la ayuda es bienvenida. ¿Quieres participar?

Ver más >>

PREVENCIÓN Y RIESGOS

Pasado y presente del consumo de drogas para pensar en el futuro.

Ver más >>

ANÁLISIS DE SUSTANCIAS

Acude a nuestras oficinas para hacer los más completos análisis.

Ver más >>

Actividades y talleres

Ikastaro eta tailerrak

user avatar
 2017-09-14 08:45:44

Berriz ere abian ditugu Hegoak ikastaro eta tailerrak!

 

Helburua: elkarrekin ikasi eta hausnartu!


Drogen ezagutzatik elkarbizitzara, kontsumo arduratsua, bitartekotza, sexualitatea eta drogak, gurasoentzako tailerra eta hitzaldi-tailerrak, gogoetarako eduki mordoa zuzentzen diren pertsonen interesei, ezaugarriei eta errealitateari egokituta.

Esperientzia paregabea, ikasgeletan, etxabeetan eta beste festa esparruetara zabaltzen dugularik esku-hartzea, parekideen arteko harremanaz, ezagutza eta hausnarketa hezitzaileak zabaltzen ditugu norbanakoaren iritziak errespetatuz. 

Aldi berean, Barañaingo egoitzan bakarkako arreta espezializatua ere eskaintzen dugu, hortaz, zure zain gaituzu! 

Autonomía eta bakoitzaren gaitasun pertsonalak, erabaki arduratsuak hartzeko! 

Ikastaro eta tailerrak

Baliabide gida

Gehiago jakin nahi?


Cursos y talleres Hegoak

user avatar
 2017-09-14 08:32:03

¡Arrancamos de nuevo con los cursos y talleres de Hegoak!

El objetivo: aprender y reflexionar juntas

Desde el conocimiento a la convivencia, hasta el consumo responsable, la mediación, sexualidad y drogas, talleres de padres y madres y charlas taller, un sinfín de contenidos a abordar adaptándonos a los intereses y la realidad de las personas a las que se dirigen. 

Una experiencia única que desarrollamos en aulas, en bajeras y otros espacios de ocio -fiestas- donde a través de la intervención socioeducativa y la relación entre iguales, generamos conocimiento desde el respeto a las decisiones personales.

También atenciones individuales especializadas en nuestra sede de Barañain.

La autonomía y el desarrollo de habilidades personales, en clave de éxito!

Cursos y talleres

Guía de recursos 

Ver más....

 


Un artículo de Opinión...

user avatar
 2017-09-13 07:02:18

De cómo adquirí la sexualidad perdida y dejé de necesitar inhalador para el asma tras una toma de iboga

La primera vez que oí hablar de la iboga fue en un programa de Dragó, una entrevista que le hizo al reportero Novoa Ruiz, que tras un “desengaño” a los 25 años, decidió probar el sacramento de los bwiti, un tanto “a ciegas”, en uno chozo de Guinea Ecuatorial. Me pareció interesante la entrevista, pero no lo bastante como para lanzarme a tomarla. Pasaron meses, hasta que en plena fase “saturnal”, que diría Stanislav Grof, en enero de 2013, en una visita a Valladolid, un día festivo, durante un tedioso día de Reyes, aburrido, y con todos los locales cerrados, me metí por casualidad en el Palacio de Santa Cruz, donde había una exposición de arte africano: fondos de la colección Jiménez-Arellano. 
 
Las figuras de terracota y las estatuillas de los dogon de la planta baja me parecieron vulgares: su grotesco primitivismo no me emocionaba nada, ni me resultaba estimulante. Pero, al salir de la sala, vi que un cartel anunciaba la continuidad de la muestra en el piso superior, se trataba del misterioso Reino de Okú, en Camerún. Las escaleras renacentistas de alabastro me condujeron al módulo superior. Allí, enseguida percibí que el museo adquiría otra dimensión, otra profundidad: videos de frenéticas danzas entorno a hogueras, el sonido sincopado de los tam-tam, torsos desnudos, máscaras y ropajes tradicionales, reproducciones de guerreros y violentas flagelaciones a quienes violaban las costumbres de la tribu. El caso es que me acordé de la iboga (asocié aquel material visual que, en parte, me había despertado, con la entrevista) y fue cuando deseé probarla, con la intención de reconectar con los instintos perdidos, o durmientes.
 
Se lo comenté a un amigo médico con quien estaba realizando hipnosis y psicoanálisis, de manera inoperante; me dijo: “Eso es hacer funambulismo sin red”. Como no veía que tuviese mucho que perder, previo asesoramiento del proveedor, los holandeses IbogaWorld, compré en mayo de 2013 tres gramos, que comprendían la totalidad de alcaloides de la raíz. Me dijeron que necesitaba, al menos, cinco días libres y un cuidador. Al final, dispuse de cuatro, y opté por hacer la travesía on my own, sin sitter. 
 
Procuré recabar lecturas, documentales y material para informarme tan bien como pudiese, sabiendo que la experiencia empírica siempre es única (y genuina). Los días previos recogí unas bolsas de caolín de una cantera; esa arcilla pegada a tu cuerpo simula la palidez cenceña de los cuerpos muertos con que acostumbran a embadurnarse los iniciandos fang.
 
Conocía el testimonio de Howard Lotshof, negando la aptitud de la iboga para casos de esquizofrenia. Hoy puedo decir que se trata de un error, que sí es más que apropiada. El motivo que le llevó a rechazar su uso para tales casos fue un joven de color que ocultó que estaba bajo medicación psiquiátrica y que durante una toma sufrió un brote psicótico, poniendo en un brete su proyecto de Staten Island.
 
Decidí alquilar una casa rural en los alrededores de Santillana del Mar, población por la siento afecto. No me gusta el confinamiento animal, pero de crío me había fascinado una visita a su pequeño zoo. Deambulando por sus calles, las horas previas, contrasté el pesado letargo de los bisontes, que parecían drogados, medicados, encarcelados, emasculados... con la indómita fiereza de los linces.
 
Exactamente, el pueblo elegido fue Viveda, donde tienen el solar los Calderón de la Barca, una casa confortable y espaciosa en la que pude realizar esta travesía hacia lo desconocido de la mejor de las maneras posibles. 
 
La clave, tal como me indicaron los holandeses, es dividir los tres gramos en cuatro tomas, espaciadas en una hora: 400mg, 600mg, 0,9g y 1,1g. Había visto y leído documentos de psiconautas que aseguraban haber tenido “grandes visiones”, entre ellos el poeta beat Dimitri Mugianis, antiguo heroinómano; seguramente sus dosis (en corteza y no en polvo) fueron comparativamente más altas que la mía. 
 
Como a la hora o a los 50 minutos de haber ingerido los 400mg iniciales, sentí los primeros efectos: pesadez en el estómago, y la primera imagen que me vino, con los párpados bajados: una efigie egipcia que se soltaba de la pared, de la roca madre, tomaba dimensiones humanas, se encarnaba en rojo y se deslizaba por un tobogán. El momento de mayor intensidad y tensión lo pasé como a la hora y cuarenta y cinco minutos de haber comenzado. Mi organismo se estaba acelerando y pensé: “Uff, todavía tengo que meterme un gramo en unos minutos”. Sin embargo, poco después, oriné, y la purga me relajó enormemente. Así, mucho más calmado consumí los 900mg y la sensación de relajación, momentánea, se intensificó. No perdí la consciencia en ningún momento ni el control, salvo un breve sueño de pocos minutos. Sabía dónde estaba, quién era y qué había ingerido. 
 
El tiempo también lo controlé bien. De la 4ª a la 6ª hora experimenté las “visiones” más intensas; por el estado REM de vigilia que induce la raíz; en esas horas, incluso con el ojo abierto las ves. Aparte de la efigie egipcia, otras dos imágenes simbólicas que me surgieron, con el párpado bajado, fueron: un coche que se desplazaba por la carretera de un paisaje nevado, lunar (el páramo que tiene que atravesar quien no ha logrado acertar con el rumbo elegido para su vida) y algo así como una falúa descendiendo por un río, que pudiera ser el Nilo.
 
A partir de la sexta hora, comenzó “el descenso”, en el que constaté el gran mecanismo coordinado que es el organismo humano. De ningún modo, una toma de iboga es un viaje de placer. La tensión que pasas y la atención que has de agudizar son muy notables. Además, no tenía a nadie a mi lado, sólo un mp3. Tuve la impresión de estar manejando alguna máquina o vehículo y como no estuviese lo suficientemente atento o “fino”, podía tener un accidente. Me impresionó notar como subía la ibogaína por mis circuitos internos, y como descendía, como un reflujo. Llegué a dormirme unos minutos; no pudieron ser muchos, y me desperté nervioso por “haber perdido el control”. Había leído en erowid el testimonio de un psiconauta americano que había tenido un mal viaje por haber combinado la iboga con ruda siria y decía haber estado luchando para evitar quedarse dormido. 
 
Otro insight pasó por mi cabeza, en las últimas diez horas: “allí donde estés, llévate bien con sus dioses”. Pese a no haber asistido a ningún colegio católico, llevaba unos meses (incluso años), muy tenso y con gran rechazo hacia la iglesia y la cultura católica. Desde entonces, esa animosidad se ha reducido mucho, más bien ha desaparecido. Una semana después de la toma, visité la catedral de la ciudad donde vivía, una tarde. Salí por la Puerta del Perdón, por la que suelen salir los peregrinos. 
 
Hacia el final, igualmente, sentí que me confrontaba a la gelidez de mi propio cadáver y me pareció percibir que tres cigüeñas salían de ese cadáver. En total, permanecí en cama, inmóvil, unas 40 horas. Con el cuerpo muy agitado, pero coordinando bien los movimientos y sabiendo perfectamente dónde estaba, me dirigí al bar más cercano a comer algo. El bar más cercano, que me costó encontrar en aquel rincón apartado, resultó ser un pub irlandés, con música. Mientras tomaba un pintxo y un té empezó a sonar Retales de una vida, y me abrí emocional y lacrimosamente. Sentí como si hubiera perdido un Hijo, el hijo de la vida no vivida, y recuerdo la mirada y el gesto de empatía del barman al verme. 
 
Al día siguiente, de tarde, emprendía el regreso a mi ciudad y a lo que sería mi vuelta a la rutina, que ya no volvería a ser la misma. Le comuniqué por sms a mi amigo médico la experiencia que había tenido, y unas horas más tarde comprobé las nuevas funciones vitales adquiridas: la capacidad de consumar la penetración, capacidad que había perdido por haber sufrido maltrato infantil. Además, el día después, ya en el trabajo, diversos clientes me dijeron: “Tienes mejor cara. ¿Estuviste pachucho?”. Pasé también a interaccionar mejor con la gente, sin duda por haberse activado ciertos circuitos neuronales, antes apagados. 
 
Además, en el verano, sería agosto, vi sobre la mesita de mi habitación el inhalador para el asma, symbicort de uso diario, y me dije: “Caray, el asma”. Se me “había olvidado” que era asmático. Desde entonces, prácticamente, he abandonado el symbicort; los ayunos igualmente me han sido de gran utilidad al respecto. Mutatis mutandi, como Sigfrido pude salir del bucle fatalista (e infundado) de que “el asma y esquizofrenia son enfermedades crónicas, sin cura”.
 
Cuatro meses después de la toma, hice una segunda. Misma dosis: 3g TA, en un hostal de la Gran Vía madrileña. El “viaje” fue mucho más suave que el primero; sin duda, el organismo reconoce la sustancia. Sin embargo, al salir de la experiencia no noté ningún progreso vital añadido; el potencial de la iboga se agota en una toma, actúa como shock, sin progresividad. 
 
N.B:Quiero añadir un comentario para moderar ese “optimismo eufórico” que se puede deducir del texto. Sin duda, esta experiencia fue un revulsivo en mi vida que me marcó un antes y un después. Un par de años más tarde, conocí dos casos más que habían tomado la iboga y también me señalaron el enorme efecto que tuvo en ell@s. Sin embargo, me dejé llevar por el triunfalismo “épico” la semana posterior, ya me veía “en la cúspide”, y evidentemente no era así. 
 
http://www.telemadrid.es/programas/las-noches-blancas/las-noches-blancas-africa?5c99_name=9b
 

Zona Druida Gunea #SanFerminTxiki

user avatar
 2017-09-12 08:24:21

Una nueva apuesta para Reducir Daños y Riesgos asociados al consumo de drogas

En Hegoak contamos con un servicio de análisis de sustancias en nuestra sede y un dispositivo portátil con el que acudimos a fiestas “in-situ”,  que favorecen a las personas con las que se interviene, además de conocer la composición de la sustancia y sus adulterantes, la toma de decisiones a través de la creación de un espacio de reflexión en torno a los riesgos asociados al consumo y la sensibilización más general sobre el fenómeno, así como la facilitación de pautas para reducir riesgos y su aplicación. 

Este servicio permite realizar una detección de los adulterantes que aparecen en las sustancias que analizamos, siendo un Sistema de  Alerta Rápida tanto para las personas consumidoras como para las instituciones relacionadas con el fenómeno.

Por primera vez el #auzogune contará con un Servicio de Información y

Análisis de Sustancias en #SanFerminTxiki los días 22 y 23 de Septiembre!

Hegoak elkartean substantzien analisirako zerbitzua dugu baita jaietan bertan analisiak egiteko egokitutako ekipamendua ere. Modu honetan esku hartzea egiten dugu jaietan parte hartzen duten pertsonei substantzien konposizioa eta adulteratzaileak ezagutzeko aukera emanez, hausnarketaren bitartez espazio egokia sortzen dugu kontsumoari lotutako arriskuen gainean eta fenomeno honen sentsibilizazioa ahalbidetzen duena, honetaz gain, arriskuak murrizteko jarraibideen inguruan gogoeta ere zabaltzen dugu. 

Zerbitzu honen bitartez, aztertzen ditugun substantzien adulteratzaileak ezagutu ditzakegu hau izanik Alerta Azkarreko Sistema bat, bai kontsumitzaileentzat eta baita fenomeno honekin erlazionatuta dauden erakundeentzat baliogarri dena. 

Lehenengoz #auzogune -an Substantzien informazioa eta Analisirako Zerbitzua, #SanFerminTxiki irailaren 22 eta 23 an!

reduce riesgos - arriskuak murriztu


Zona Druida Gunea Antsoain

user avatar
 2017-09-12 07:55:08

Servicio de información y Análisis de Sustancias para Reducir Riesgos y Daños asociados al consumo de drogas

En @Ansoain Txosnak #ReduceRiesgos

En Hegoak contamos con un servicio de análisis de sustancias en nuestra sede y un dispositivo portátil con el que acudimos a fiestas “in-situ”,  que favorecen a las personas con las que se interviene, además de conocer la composición de la sustancia y sus adulterantes, la toma de decisiones a través de la creación de un espacio de reflexión en torno a los riesgos asociados al consumo y la sensibilización más general sobre el fenómeno, así como la facilitación de pautas para reducir riesgos y su aplicación.

Este servicio permite realizar una detección de los adulterantes que aparecen en las sustancias que analizamos, siendo un Sistema de Alerta Rápida tanto para las personas consumidoras como para las instituciones relacionadas con el fenómeno.

Substantzien informazioa eta analisi zerbitzua droga kontsumoarekin erlazionatutako arriskuak murrizteko

@Antsoain Txosnak #ReduceRiesgos @hegoakdrogas

 


Últimas entradas en el blog

¿QUIÉNES SOMOS?

HEGOAK es una asociación sin ánimo de lucro integrada por personal técnico, voluntario y colaboradores públicos y privados. Intentamos que las personas se capaciten para convivir en un mundo con drogas e intentamos motivar a las personas para la adquisición de hábitos más saludables y conductas de menor riesgo. ¿Quieres saber más?

SERVICIOS

En HEGOAK ofrecemos una amplia gama de servicios. Destacamos los siguientes:

  • Charlas
  • Talleres
  • Análisis
  • Información al consumo
  • Otros servicios...

CONTACTO

Por si aun no sabes dónde estamos, te lo ponemos fácil:

Avenida de los deportes, nº 6, 1º B
CP 31010
Barañain, Navarra

Teléfono: 948 269 756 / 636 924 582 Email: hegoakdrogas@gmail.com
HEGOAK 2017