Metanfetamina

La metanfetamina se conoce comúnmente como “meth”, “meta” y “tiza” o “chalk” en inglés. es un líquido aceitoso a temperatura ambiente, insoluble en agua. El hidrocloruro de metanfetamina se presenta como cristales blancos sin olor, y con sabor amargo, muy solubles en agua o etanol.

Presentación

Se encuentra habitualmente en formato de polvo blanco, cristalino, inodoro y de sabor muy amargo. También se puede encontrar en pastillas, cápsulas o cristales grandes.

Generalmente se la denomina “hielo” (“ice”), (“crystal” no confundir con lo que en el estado español se denomina cristal ya que este segundo es MDMA), (“crank”) y “vidrio” (“glass”). Su nombre científico es desoxiefedrina y pertenece a la familia de las fenetilaminas.

Historia

Fue desarrollada a comienzos del siglo pasado como derivado de la anfetamina y originalmente se usó en descongestionantes nasales e inhaladores bronquiales.

Al igual que la anfetamina, la metanfetamina aumenta la actividad, disminuye el apetito y puede producir una sensación general de bienestar. Se diferencia difiere de la anfetamina en que, cuando se usan en dosis similares, son mayores los niveles de metanfetamina que entran al cerebro, por tanto es un estimulante más potente con efectos más duraderos sobre el sistema nervioso central y también, mayores riesgos.

Según el NIDA, se utiliza para el tratamiento de la narcolepsia (un trastorno del sueño) y del trastorno por déficit de atención con hiperactividad TDAH. Sin embargo, estos usos médicos son limitados y las dosis son mucho más bajas que las que se usa en contextos recreativos.

Composición

La metanfetamina es una sustancia del grupo de las anfetaminas y de la familia de las fenitelaminas, con una estructura química relacionada con el alcaloide efedrina y con la hormona adrenalina.

Aunque la metanfetamina que circula por el estado español no suele venir adulterada con ninguna sustancia psicoactiva, el rango de pureza puede variar de manera considerable. Te recomendamos que en Hegoak contamos con un servicio de análisis de sustancias, para que puedas tomar decisiones una vez conocida la composición de tu sustancia.

Para qué se utiliza?

Aunque la estructura química de la metanfetamina es similar a la de la anfetamina, sus efectos sobre el sistema nervioso central son más pronunciados. Sus efectos son más potentes que la anfetamina porque atraviesa muy fácilmente la barrera hematoencefálica.

Aunque tiene indicación terapéutica para el tratamiento de la narcolepsia y del TDAH, también se usa en espacios de fiesta (en menor medida que la anfetamina, dependiendo de la zona geográfica).

Efectos en el SNC

Su uso recreativo suele ser por la vía esnifada o oral, y en menor medida fumada o inyectada.

Por vía nasal y fumada los efectos aparecen casi inmediatamente, mientras que si se consume oralmente los efectos pueden tardan alrededor de media hora en aparecer.
Los efectos principales de la metanfetamina son la sensación de energía y euforia, incrementa los receptores neuronales vinculados a las señales de recompensa y gratificación: produce euforia, alivia la fatiga y mejora el rendimiento en tareas simples, disminuye de la necesidad de dormir y comer y aumenta también la dilatación de las pupilas.

En las primeras tomas el efecto puede parecerse más al MDMA que a otro estimulante, debido a que aparecen efectos a nivel psicológico acompañadas de euforia.

Efectos no buscados

Al igual que con el speed, junto con los efectos buscados y deseados, también aparecen otros efectos producto de la estimulación cerebral: aumento de la frecuencia cardíaca, del ritmo respiratorio y de la presión arterial, hipertermia, insomnio, ‘mandibuleo’ y convulsiones.

Otros efectos pueden ser el dolor de cabeza, boca seca, dificultades para orinar o para alcanzar la erección. Uno de los efectos de la metanfetamina, como sucede con las anfetaminas, es la pérdida de apetito.

Dosis

La dosis depende de la persona, la sustancia, el nivel de tolerancia de la persona hacia la sustancia y el entorno donde se consume (lugar donde se consume y con quién se consume). 
La metanfetamina tiene efectos más potentes que el speed, por lo cual la dosis debe ser más pequeña. 
La redosificación debe espaciarse mucho más debido a que los efectos pueden durar entre 2 y 4 horas.

La vía oral, esnifada y fumada las dosificaciones son parecidas, pero la subida es mucho más intensa por la vía fumada, menor por la vía esnifa y más lenta por la oral. En este sentido, se debe de tener en cuenta que la duración del estado eufórico es menor cuanto más rápida es la absorción.

Según erowid las dosificaciones serían las siguientes:

5-10 mg (dosis baja)
10-30 mg (dosis mediana)
40-60 mg (dosis muy alta)
> 60 (dosis muy elevada o con tolerancia)

Tolerancia

El consumo de metanfetamina puede provocar una tolerancia significativa y dependencia psicológica. El deseo por el consumo de la sustancia (craving) es muy fuerte y si el consumo es muy intenso puede dar lugar a depresión severa. Además, pueden aparecer síntomas de abstinencia fuertes si se deja el consumo de manera radical (cansancio, insomnio, pérdida de interés, ansiedad y tristeza y un intenso deseo de consumir).

La vía de consumo de esta sustancia fumada o inyectada aumenta los riesgos. 

Pueden aparecer otros riesgos propios de las vías, como patologías respiratorias en el caso de la vía fumada, o transmisión de enfermedades infecciosas como el VIH, Hepatitis o Tuberculosis en el caso de la vía inyectada, si se comparten jeringuillas.

Un consumo abusivo o el consumo crónico pueden provocar una psicosis anfetamínica, con episodios psicóticos graves, normalmente magnificados por la falta de horas de descanso. Estos trastornos se caracterizan por la aparición de alucinaciones (auditivas o visuales) y paranoias. Los síntomas suelen desaparecer cuando se deja de consumir, en caso contrario, es recomendable llamar a  urgencias o acudir a un centro de salud.

Mezclas

Combinación con estimulantes (cocaína , MDMA ,…) puede aumentar el efecto de ambos aumentando la probabilidad de sufrir episodios de sobreestimulación.

Combinación con depresores (alcohol , ketamina , GHB ,…) puede hacer que se contrarresten los efectos por lo que se necesitará mayor cantidad para conseguir los efectos buscados en ambas.

Combinación con psicodélicos (LSD, por ejemplo) puede aumentar el efecto de ambos aumentando la probabilidad de sufrir una reacción adversa. 

¡Precaución con la combinación con medicamentos!
La metanfetamina combinada con furazolidona (medicamento para el tratamiento de la diarrea infecciosa) o con IMAOs (inhibidores de la monoamino oxidasa) pueden provocar reacciones hipertensivas graves. 
La anfetamina puede reducir el efecto de la guanetidina (medicamento para el tratamiento de la hipertensión).
Los antidepresivos tricíclicos, el bicarbonato y las píldoras anticonceptivas podrían aumentar el efecto de la anfetamina y, por tanto, aumentar la probabilidad de reacción adversa (complicación cardíaca).

Contraindicaciones

El consumo de metanfetamina no es aconsejable si estás tomando medicación; sobre todo las que contienen Inhibidores de la monoamino oxidasa IMAO, (generalmente antidepresivos). 
Al igual que con la anfetamina, las probabilidades de una reacción adversa pueden ser más probables en personas con hipertiroidismo, glaucoma, diabetes o enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, hipertensión o arritmias. 
Su consumo durante el embarazo puede dar lugar a retraso en el crecimiento intrauterino, parto prematuro y puede provocar alteraciones cardíacas del feto, u otras complicaciones.

Algunas Pautas para reducir riesgos

En caso de Intoxicación

Si la persona se siente mal, conviene separarla de la fiesta, no agobiarla y tratar de tranquilizarla. Puede ser útil hablarle calmadamente y tratar de aliviarle la ansiedad. Si la situación resulta difícil de manejar se debería acudir a un médico. En cualquier caso, no consumir más esa noche disminuirá el riesgo de tener problemas más serios.

Faltan datos claros sobre la sobredosis por un uso excesivo de metanfetamina, pero hay estudios que indican, que a partir de 30 mg puede haber intoxicación, dependiendo de la tolerancia de la persona que consume y la vía de consumo.

 

¿QUIÉNES SOMOS?

HEGOAK es una asociación sin ánimo de lucro integrada por personal técnico, voluntario y colaboradores públicos y privados. Intentamos que las personas se capaciten para convivir en un mundo con drogas e intentamos motivar a las personas para la adquisición de hábitos más saludables y conductas de menor riesgo. ¿Quieres saber más?

SERVICIOS

En HEGOAK ofrecemos una amplia gama de servicios. Destacamos los siguientes:

  • Charlas
  • Talleres
  • Análisis
  • Información al consumo
  • Otros servicios...

CONTACTO

Por si aun no sabes dónde estamos, te lo ponemos fácil:

Avenida de los deportes, nº 6, 1º B
CP 31010
Barañain, Navarra

Teléfono: 948 269 756 / 636 924 582 Email: hegoakdrogas@gmail.com
HEGOAK 2018